• Las Palmas facilita el 'efecto Imano' (0-1)

    UD Las Palmas

    14-04-2018 19:29:39

    La Real Sociedad sigue sumando con el 'efecto Imanol'. Otra victoria y otro partido sin encajar gol. Eso esí, fue ante un rival que demostró estar definitivamente hundido y muy lejos del nivel que exige la categoría. Cierto es que en su situación la salvación sería poco menos que un milagro, pero a la UD se le debe exigir más. Pelea, compromiso, competitividad... algo.

    Lo único que impidió una goleada en Gran Canaria fue la falta de pegada de la Real, su falta de acierto en los últimos metros, porque las facilidades de los de Paco Jémez fueron tremendas. A los nueve minutos llegaría el primer aviso de lo que iba a ser el partido. Januzaj cogía el balón en la medular y realizaba una carrera que le hacía plantarse ante Chichizola sin que nadie le saliese al paso. El meta, de lo poco salvable de su equipo, evitó el gol.

    Y no tardó demasiado en llegar el gol. Justo en el minuto 21, cuando comenzaban las protestas de la afición, Illara ponía un gran pase a Oyarzabal, que aprovechaba la debilidad de la defensa para hacer el 0-1. Fue la espita que abrió una larga sucesión de oportunidades, en las que Chichizola se convirtió en protagonista. El primer tiro local, que se fue varios metros por encima de la portería, no llegó hasta el minuto 37 por medio de Etebo.

    Tras el descanso, Las Palmas al menos puso algo para limpiar la imagen. Tana, a los 37 segundos, disparó fuera en lo que parecía una declaración de intenciones. El equipo se estiró y dio un paso adelante con la entrada de Calleri por Aguirregaray. Jémez dejaba defensa de tres. El delantero llegó a tener un cabezazo alto, con todo a favor tras un pase de Halilovic, pero lo falló. 

    Sin embargo, de poco sirvió. El centro del campo seguía siendo un agujero tremendo y la Real llegaba una y otra vez en ataque muy claros. El equipo txuriurdin fallaba una y otra vez en los últimos pases cuando lo tenían todo a favor. Incluso, Agirretxe mandó fuera un cabezazo -forzado- a puerta vacía, en una jugada en la que los visitantes tocaron una y otra vez en el área.

    Esa falta de acierto fue lo único que dejó algo abierto el partido, por aquello de que un gol local podía llegar en cualquier momento. Pero no lo hizo y la Real se llevó otra victoria.