• Toni Otero hace autocrítica

    Fútbol

    23-07-2020 00:05:37

    Jesús Izquierdo · Las Palmas
    Constructor del proyecto amarillo tras el descenso, sabía desde hace tiempo que su etapa en Las Palmas había terminado. Pero Ha querido pasar desapercibido para sumar.  Su intención siempre ha sido "ser profesional y mirar por el club". Toni Otero concede a MARCA su primera entrevista tras dejar el club amarillo. 

    ¿Cómo valora su trabajo en la UD Las Palmas?
    Nunca se puede decir que se está contento. Lo único que puedo decir es que siempre he trabajado con honestidad y profesionalidad. Siempre quedan cosas mal hechas y, evidentemente hago autocrítica. Si volviese a Las Palmas no cometería los errores que he cometido.

    ¿Qué tipo de errores?
    Siempre se trató de hacer un equipo en base a lo que el entrenador (Manolo Jiménez) y el club quería. Si ves la plantilla del año pasado, es un equipazo para Segunda División. Pero resulta que el equipo no va. La apuesta era clara y el objetivo también. Hablamos de jugadores como Cala, Fidel, Cristian Rivera, Timor, Rafa Mir que mira el año que se han marcado o Rubén Castro, Mantovani, Álvaro Lemos, Galarreta...todos tienen un gran cartel. La autocritica está en no haber tenido más paciencia.

    ¿Más paciencia con Manolo Jiménez?
    En general. En momentos de tensión que se generaron y en los que se tenía que haber tenido más paciencia. Se trabajó muy bien, pero con demasiada intensidad y con demasiada urgencia. Eso nos penalizó. El fútbol no es matemático. No siempre haciendo las cosas que crese que son correctas, aciertas.

    ¿Se siente el gran señalado?
    Para nada. Creo que hice bien mi trabajo. El primer año firmamos el 80% de los jugadores que se pidieron y el segundo año hicimos un trabajo enorme al reorganizar contratos y ayudar al club en una situación complicada tanto económicamente como en el aspecto deportivo. Los resultados no llegaron, pero este año ha estado a punto de meterse en el playoff. El primer año era el máximo responsable de la parcela deportiva y luego llegó un director deportivo. Cumplí con lo que se me pedía. Un buen o un mal fichaje no depende de una persona. Cuando aciertas o te equivocas, es cosa de club. Yo me he equivocado en cosas. Igual no supe convencer o imponer mi criterio. Las urgencias nos pasaron facturas, porque cualquiera que viera a Las Palmas, hablaba de que éramos favoritos al ascenso.

    Y llegó Rocco Maiorino, ¿cómo era su relación con él?
    A mí no me pidieron que fuera su amigo, sino para que fuera profesional. Nunca lo llegué a conocer personalmente. Yo he sido profesional, lo saben en el club, incluso cuando se me ha atacado desde la prensa. Tú, por ejemplo, me has llegado a atacar en cierta manera, pero he tratado siempre de ser lo más profesional posible. He salido tranquilamente y de forma amable del club. Las Palmas siempre me ha tratado bien.

    ¿Por qué sale entonces Toni Otero?
    Mi relación con el club es estupenda. Tocaba un cambio de ciclo, tanto para el club como para mí. Hablamos Luis Helguera, Miguel Ángel Ramírez y yo y, fríamente, llegamos al acuerdo de que era el momento de cambiar de proyecto. Tengo buena relación tanto con Helguera, como con Ramírez.

    Llega Tino Luis, ¿le dejarán trabajar?
    Siempre te dejan trabajar. El presidente es una persona difícil, pero siempre he tenido la relación de decir lo que pensaba y siempre ha escuchado lo que le he tenido que decir. Hay ocasiones en las que esas cosas no se pueden hacer. La labor de un director deportivo es esa, decir lo que piensas. Tino Luis y Helguera también van a poder, como hice yo, hablar sin problema, con el presidente.

    Si volviera atrás, ¿haría los mismos fichajes?
    Considero que el equipo del primer año era bueno. Pero si me dieran esa posibilidad, intentaría ser más convincente con mis opiniones. 

    Solo hablamos de fichajes, pero hay más cosas...
    Hay que saber traer jugadores, pero también saber sacarlos. Hay gestiones de cedidos, como el caso de Benito al Rayo Majadahonda o Christian Rivera, salidas o renegociar contratos. Ese trabajo fue tan necesario como duro. No solo fue cosa de Toni Otero, sino de mucha gente. Uno es Branko. Me darán palos por esto, pero Branko es muy trabajador y que ha ayudado mucho en el mercado extranjero. No nos acordamos de la situación que había con Bigas, Remy, Aquilani... El director general de LaLiga me llamó personalmente para felicitarnos por el trabajo qui hicimos el pasado verano. En Las Palmas he aprendido mucho en lo que a gestión se refiere.

    ¿Tuvo participación en la venta de Pedri?
    Todos nos queremos apuntar ese tanto y creo, sinceramente, que fue el trabajo de mucha gente. La parte que me toca empieza por ayudar al fútbol base a hacerle un contrato con Las Palmas. Conocía bien a los agentes del chico e intercedí en que firmase el contrato. Además, hablo con Bakero que por aquel entonces era secretario técnico del fútbol base del Barça. Lo van a ver a Marbella y a partir de ahí la operación la coge Miguel. Entre él, con Rocco y Patricio se remata la operación. Fue un buen trabajo de todos.

    Viendo como ha salido Pedri, ¿fue una buena operación?
    El club estuvo listo en ese momento al incluir varias cláusulas. Se vendió por 5 millones, pero este año igual ya ha aportado dos millones más por partidos, internacionalidades...Pedri será un gran jugador, y Las Palmas ganará mucho más dinero por él. 

    ¿Cree que Las Palmas tendrá una buena plantilla el próximo curso?
    Estoy convencido. Hay jugadores con mucho potencial dentro de la plantilla y confío en que Helguera y Tino Luis harán un buen trabajo. Este año se ha quedado a un paso de meterse en la pelea.

    ¿Tiene proyectos rondando su cabeza?
    Ahora necesito un poco de paz. Llevo 15 años sin parar de trabajar. Hay un proyecto que me ronda, pero me han pedido paciencia y hay que esperar. Es el momento de esperar y no trabajar por trabajar.