• Un desastre anunciado

    UD Las Palmas

    23-04-2018 10:46:33

    De pelear por Europa a bajar a Segunda sólo hay un año de diferencia. La UD Las Palmas baja a los infiernos por la pésima gestión de sus directivos y las malas decisiones deportivas. Éstas son las claves del fracaso de los canarios.

    1. EL ADIÓS DE SETIÉN

    Tras conseguir la permanencia la temporada pasada, el club se sentó con Quique Setién para hablar de su renovación. El cántabro le pidió un proyecto sólido y voz y voto en la planificación de la plantilla. El presidente ninguneó públicamente al técnico, que acabó anunciando su marcha en abril. Tocaba crear un nuevo proyecto desde el principio.

    2. FICHAJES A COSTE CERO

    Como cada verano, la Dirección Deportiva se lanzó al mercado veraniego para fichar jugadores. La política es clara: fichajes a coste cero y jugadores cedidos. La planificación fue un desastre y la plantilla no superó las expectativas creadas para tratar de pelear por entrar en Europa.

    3. EL BAILE DE ENTRENADORES

    La Dirección Deportiva apostó como entrenador por Roberto De Zerbi, pero el italiano entró en un pleito con su exequipo. Las Palmas abandonó esa idea y, en una acción impulsiva y por sorpresa, el presidente nombró a Manolo Márquez, técnico del filial y al que se había descartado como entrenador del primer equipo. Tras Márquez llegaron Ayestarán, Paquito -sin título- y Paco Jémez.

    4. FUGA DE TALENTOS

    Roque Mesa se marchó al Swansea. Prince, por motivos extradeportivos, se bajó del barco a una semana de empezar LaLiga, Remy -máximo goleador- fue apartado y cedido al Getafe y el club vendió por 12 millones a Jonathan Viera con el mercado de fichajes cerrado en España. En su lugar llegaron jugadores como Emenike -lesionado- Ezekiel, Nacho Gil, Peñalba o Jairo. La calidad de la plantilla descendió.

    5. UN CLUB PRESIDENCIALISTA

    En la UD no se toma ninguna decisión sin la aprobación de Miguel Ángel Ramírez. El presidente fichó a Jesé y a Vitolo, renovó a Aythami y dejó marchar a Prince y a Jonathan Viera sin el consentimiento de la Dirección Deportiva. Las decisiones unilaterales de Ramírez han afectado a la marcha del equipo.

    6. EL SARGENTO JÉMEZ

    El club le permitió llegar dos semanas tarde porque pidió pasar las Navidades con su familia. Sus primeras medidas fueron echar a Remy, Tannane y Aythami y fichar a varios jugadores de su confianza. Ramírez le otorgó lo demandado en su día por Setién, pero con condiciones. En lo deportivo, no supo dar con un sistema, ni con un once ideal. Su llegada no resultó efecto.

    7. BOFETADA A LA CANTERA

    El secreto del éxito de la UD en los últimos años fue la cantera. Los juagdores de la tierra fueron dejando su sitio a 'los mercenarios' como tildó Jémez a los fichajes de invierno. Jugadores como Vicente, Tana o Dani Castellano perdieron peso en las alineaciones y el juego del equipo descendió.

    8. DESAPEGO DE LA AFICIÓN

    El aficionado se ha sentido desatendido por parte del club. Abonos demasiado caros y aficionados que no se sienten escuchados. El episodio del Camp Nou y la bandera de España no sentó bien en una afición apolítica. El resultado no se hizo esperar: pintadas y carteles en los aledaños del estadio reclamando medidas. La grada se ha ido vaciando poco a poco hasta registrar ayer la peor entrada de Primera División.